Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información.

Ruinas de Pachacámac en Lima, Perú

Escrito por croixmarie | 12-02-2011 11:36:50 AM | Comentarios (0)

Templo del Sol en las ruinas de Pachacamac

Las ruinas Incas de Machu Picchu son las más conocidas por su espectacularidad, pero no son las únicas, en el Perú hay varios complejos con vestigios de lo que fue la una de las civilizaciones más avanzada de Sudamérica. Si están en Lima y no les alcanza el presupuesto o el tiempo para un viaje al Cusco, podrían realizar una visita que no les tomará más de medio día: las ruinas de Pachacámac en el Distrito de Lurín, al sur de la capital peruana.

Es recomendable ir hasta la zona arqueológica de Pachacámac en un tour que ofrece la Municipalidad del distrito de Miraflores, a través de su oficina de información turística ubicada en una esquina de la Plaza Kennedy; allí se puede contratar tours a diferentes sectores de la ciudad y fuera de ella, el transporte utilizado es el “Mirabus”: el típico bus turístico rojo, de dos plantas y sin techo en la parte superior.  El recorrido del Mirabus es muy interesante, pues permite apreciar las playas y los deportes acuáticos por el perfil costero de los distritos de Barranco y Chorrillos, para luego cambiar hacia un paisaje de juncos sobre el agua al llegar a los Pantanos de Villa, un humedal que es el pulmón de la ciudad y fuente de supervivencia de varias especies. Finalmente, después de unos 30 minutos de recorrido el paisaje se vuelve algo desértico.

Al llegar nos recibe un Museo de sitio que exhibe gran cantidad de objetos muy interesantes obtenidos en las excavaciones, entre ellos el ídolo Pachacámac.  El complejo arqueológico está enclavado en una parte desértica, que contrasta con un valle muy verde hacia el sur, un asentamiento urbano al este, y una hermosa vista al mar e islotes al oeste.  El Mirabus continúa su recorrido por un camino de tierra pasando entre las pirámides que aún están siendo excavadas y reconstruidas, deteniéndose sólo unos momentos para que los turistas aprovechen para sacar fotos.

Lo más imponente es el Templo del Sol, construido sobre una colina con vista al Océano Pacífico; esta fue la única edificación que pude explorar: sus habitaciones, terrazas, pasadizos y escalinatas son realmente impresionantes; varios sectores están en recuperación y no se permite el acceso, y en ocasiones los grandes muros parecían amenazar con caerme encima; la vista de las islas y los alrededores invita a quedarse horas contemplando.


Link: Más fotos del complejo arqueológico de Pachacamac



Volver al blog



Añade un comentario

Para escribir un comentario debes acceder con tu cuenta de usuario.