Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información.

Lanzarote

Escrito por janapj | 12-01-2011 12:48:42 PM | Comentarios (0)

 

Siempre he oído decir que Lanzarote tenía un paisaje lunar, yo en la luna no he estado nunca, así, lo único que puedo afirmar es que es un lugar excepcional. Según la zona (norte, centro, sur), el paisaje cambia radicalmente, del negro volcánico al verde de las viñas y del verde al rojo de la tierra volcánica.

Pero lo que hace más especial esta isla es que casi parece un lugar virgen, la intervención humana apenas se hace notar (exceptuando los complejos turísticos, claro). Con esto quiero decir que las carreteras están señalizadas el mínimo necesario para no interferir en el paisaje, no hay ningún papel en el suelo ni cables que interrumpan la visión, todo queda intacto. Esta protección por la naturaleza y el medio ambiente fue compensada en 1993 con la declaración de Lanzarote como Reserva Natural de la Biosfera por la UNESCO.

Son poco más de 100 km de punta a punta que se podrían recorrer en una hora, pero cada rincón de la isla es una sorpresa que vale mucho la pena descubrir poco a poco. Pueblos, playas, cuevas, arte, naturaleza y un nombre que es omnipresente: el de César Manrique, el artista que hizo de Lanzarote una obra de arte. El responsable de que el desarrollo del turismo no convirtiera la isla en un parque de atracciones, apostando por la preservación de los espacios naturales, a los que adaptó sus obras como los Jameos del Agua, el Mirador del Río o el Jardín de Cactus.

Y si algo tiene diferente esta isla de la luna es que en Lanzarote hay siempre el ventilador en marcha, el viento es fuerte y constante, y en los instantes que deja de soplar el sol parece que te queme la piel.



Volver al blog



Añade un comentario

Para escribir un comentario debes acceder con tu cuenta de usuario.